CONSEJOS PARA INVERNAR UNA PISCINA

Hibernar la piscina es una acción que recomendamos por sus múltiples ventajas.

Nos ayuda a ahorrar durante el invierno y, sobretodo, en la puesta a punto en primavera.

Podemos despreocuparnos durante unos meses del mantenimiento de la piscina y, además, podemos estar tranquilos de que nuestra piscina va a estar en perfectas condiciones en la temporada invernal.

Para decidir si invernar la piscina o no, échale un vistazo a las ventajas que aporta y haz tu propia valoración:

  • Preservar la piscina. Se mantiene en funcionamiento, por lo que sus componentes no sufrirán la inactividad y el rigor de las inclemencias del clima invernal. Además se protege el revestimiento de manchas o deterioros.
  • Mantener la salubridad del agua. Se evita que el agua, estancada, se convierta en un foco de infecciones y de insectos.
  • Mantener la estética. Cuando vives cerca de la piscina, hacer que el agua tenga una apariencia agradable durante todo el año puede ser fundamental. El aspecto y los olores del agua en descomposición no son los más recomendables. La hibernación hará que se conserve clara y limpia.
  • Facilitar la puesta a punto de la piscina. El trabajo requerido para la puesta en marcha de la piscina en la nueva temporada será mucho más liviano, incluso si el invernaje no ha sido totalmente eficaz y decides vaciar la piscina para renovar el agua. Los tratamientos químicos serán menos agresivos para el revestimiento, y los costes se verán reducidos.
  • Reaprovechar el agua. Si el proceso ha ido bien no será necesario tener que llenar la piscina de nuevo en verano, lo cual supone un ahorro económico, mayor cuanto mayor es el volumen de la misma. Si tu agua procede de un pozo, este beneficio no es aplicable.
  • Ayudar a la conservación del medio ambiente evitando el despilfarro de agua. Si tienes conciencia ecológica, este motivo ya es suficientemente importante de por si mismo

    El momento de comenzar el proceso de invernaje para que el resultado sea el deseado se sitúa al descender la temperatura por debajo de los 20 o 18 ºC, lo que normalmente ocurre entre los meses de octubre y noviembre. Las temperaturas bajas dificultan la reproducción de las algas, por lo que resultan una gran ayuda. Si se inciase el proceso en una época del año demasiado temprana, con unas temperaturas aún altas, podrían proliferar estos organismos.

    Pasos a seguir.

    Limpiar la piscina: Eliminar la suciedad que flota en la superficie de la misma, y limpiar el fondo y las paredes cuidadosamente de modo que no quede ningún elemento adherido

    1. Limpiar el filtro: realizar un lavado y posterior enjuague para que la arena quede totalmente limpia.
    2. Ajustar el nivel del PH entre 7,2 y 7,6.
    3. Realizar una cloración de choque con objeto de desinfectar y eliminar los microorganismos contaminantes del agua, ya que de otro modo estos invernarían también.
    4. Tratar el agua con un invernador, el que corresponda para cada tipo de piscina en la dosis indicada por el fabricante.

    Instalar un cobertor o lona de invernaje que tenga barrera total contra la luz solar (y resistente a las heladas según el clima) es importante para asegurar un proceso de invernaje completamente eficaz, ya que impedirá que hojas, insectos y otros residuos orgánicos caigan y se descompongan en el agua, y evitará que la acción de la luz pueda favorecer la propagación de microorganismos. Además, una cubierta favorece que se conserve mejor el calor del agua, y es un elemento de seguridad fundamental cuando hay niños o animales cerca.

    En caso de no disponer de cobertor se puede ir limpiando la piscina cada 2 o 3 semanas o cuando se vea acumulación de restos, siempre lavando el filtro.

    Revisar el nivel de la piscina. Recuerda que debe estar siempre por encima del borde inferior del skimmer, ya que en caso contrario podría entrar aire en el circuito y provocarse una avería en el motor trabajando en vacío. Sin embargo, cuando las temperaturas son muy bajas y hay riesgo de helada se debe situar el nivel del agua por debajo del skimmer y colocar flotadores expansivos.

    Apagar los aparatos dosificadores de PH y cualquier otro, así como el clorador salino, sobre si tienes un cobertor instalado, ya que el cloro y el ácido se van acumulando ante la imposibilidad de evaporarse, y provocan la decoloración del cobertor.

    Invernar los componentes mas delicados como las sondas de ph o cloro.

    Invernador sin cobre

    Conservar los elementos de la piscina. Durante el invierno, es importante revisar periódicamente el estado de la bomba, el filtro, los skimmers y demás piezas ligadas al funcionamiento de la piscina. En determinados casos puede ser conveniente purgar el exceso de agua de las mismas para que unas temperaturas muy bajas causen congelación y rupturas

    Se debe revisar el estado del agua invernada cada 2 o 3 semanas.

    Poner en funcionamiento el filtro de la piscina durante 2 o 3 horas.

    Repetir el invernaje cuando sea necesario. El invernador es un producto que mantiene el agua durante la época de año en que se está utilizando, previniendo que se corrompa por la suciedad y los microorganismos. Su efecto es prolongado pero tiene un límite, por lo que para que el proceso sea eficaz puede ser necesario repetir el tratamiento según las indicaciones del fabricante.

    Lo normal es realizar un tratamiento cuando finaliza la temporada de baño, y posteriormente otro o un par de ellos más.

    Sin embargo, dependiendo de las lluvias (factor determinante en la desestabilización de la química de agua), la temperatura de cada zona y la suciedad que vaya a parar a la piscina, habría que repetir las veces que fuese necesario.

    646950017
    info@satbueu.es
    0 comentarios

    Dejar un comentario

    ¿Quieres unirte a la conversación?
    Siéntete libre de contribuir!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *